Orgullo y prejuicio (Jane Austen)

Es una verdad universalmente reconocida que una autora que posee un talento inmenso y una buena historia para contar, necesita de una l...


Es una verdad universalmente reconocida que una autora que posee un talento inmenso y una buena historia para contar, necesita de una lectora como yo para otorgarle los laureles que merece. Vale, puede que Jane Austen no necesite elogios, ni presentación, pues se ha convertido ya en una especie de estrella del rock literaria, un icono cultural que despierta agitadas pasiones.

Hoy es el bicentenario de la muerte de esta autora británica a los 41 años. Como sabéis, para celebrarlo son varias las editoriales que han decidido editar volúmenes conmemorativos de algunas de sus obras. Mi edición favorita es de la que os vengo a hablar y, lógicamente, ya habréis adivinado que se trata de la de Orgullo y prejuicio.

S o b r e   l a   e d i c i ó n 

Está editada por Alfaguara (dentro de la colección Alfaguara Clásicos) e ilustrada por María Hesse, una artista con un estilo que me encanta y que hace que, si bien el libro ya vale la pena, con este acompañamiento, aún más.

De verdad, la edición es absolutamente preciosa. En tapa dura, con imágenes al lado de la numeración de cada capítulo, al principio de cada capítulo (que se alternan) y, por supuesto, con varias láminas que ocupan páginas al completo y que os enseñaría una por una, pero creo que es mejor que las descubráis y juzguéis vosotros mismos porque son LA belleza {podéis encontrar más info aquí}.


S o b r e   la   o b r a

El libro transcurre a finales del siglo XVIII y nos presenta a la familia Bennet, compuesta por el señor Bennet, padre de familia, la señora Bennet, la madre, y sus cinco hijas: Jane, Elizabeth, Lydia, Mary y Catherine (Kitty). Se trata de una familia sin muchos recursos económicos, donde las mujeres predominan y se distinguen mucho entre ellas por sus intereses y personalidades. Un día, ante la llegada a Netherfield Park de un soltero con una importante fortuna, la señora Bennet no pierde el tiempo y se lo notifica a su marido, dado que es un excelente partido para alguna de sus cinco hijas solteras. Se trata del Señor Bingley, quien llega acompañado de su hermana y también de su mejor amigo: el señor Darcy. A partir de la llegada de este caballero toda la familia se agitará y entre paseos, invitaciones, bailes y diálogos de lo más interesantes se desarrollará una historia que terminará involucrando a cada uno de los personajes en situaciones de lo más diversas.

Pero Orgullo y Prejuicio, en contra de lo que pudiera parecer, no es una historia más sobre protocolos y matrimonios. Contiene una fuerte crítica a la sociedad de la época, a lo establecido, y lo hace en una época en la que las emociones exageradas o salirse del molde no está bien visto. Austen logra camuflar entre estas páginas sus propios ideales y forma de pensar y, desde la escena de apertura, en el desayuno, en la que el señor Bennet uno de mis personajes más queridos le lanza ese sarcasmo a la señora Bennet, ya sabes que vas a leer una obra maestra.

He de decir que ya había leído esta obra anteriormente, pero me ha encantado releerlo y sentir cada vez más que la mujer sabia de veinte años que escribe Orgullo y Prejucio discierne como si llevara cincuenta reflexionando sobre los vicios y virtudes de los seres humanos.

Los personajes te cautivan al instante y Elizabeth Bennet se convierte inmediatamente en uno de tus personajes favoritos de todos los tiempos al menos, eso me ocurrió a mí. El señor Darcy se une también a ese grupo, cómo no: desde que aparece en escena no puedes sino pensar que es fantástico también.

En general, la escritura no puede ser mejor. Descriptiva, exuberante, brillante y de una elegancia y sonoridad nada usual. La historia es atractiva y, sobre todo, inteligente; la narración, impecable, y los personajes, magníficos. ¿Cómo no leerla con humildad y sin prejuicios, con asombro y devoción?

Creo que el valor de Austen reside en su retrato: sus personajes son increíblemente humanos en sus preocupaciones, vanidades, fallos y peculiaridades. La trama sirve en gran medida para mostrar su interacción y, por tanto, sus observaciones de la naturaleza humana, que son puntuales y precisas.


S o b r e   l o s   p e r s o n a j e s 

No hay personajes superfluos ni capítulos desperdiciados o de relleno. Creo que en esta novela el diálogo (muy irónico y genial a veces) impulsa la trama tanto como la exposición de los hechos; aprendemos sobre eventos y sobre personajes tanto por lo que se dicen entre sí como por lo que Austen nos narra. La relación entre Darcy y Elizabeth no es filtreo vacío, es una progresión, una balanza entre la comprensión y el malentendido y una forma de hacer un balance de los desarrollos de la trama, así como una muestra del más brillante ingenio.

Elizabeth y Fitz son inteligentes, ingeniosos, seguros de sí mismos, buenos. Austen no podría haberlos escrito mejor. (Y la verdad es que es bastante refrescante leer acerca de un héroe que no tiene que usar un lenguaje sucio, violencia o sus abdominales para conseguir atención).

Fitzwilliam Darcy es un caballero. Es inteligente, bien instruido, competente, con cabeza fría, fuerte y callado. También es arrogante y orgulloso. Oye, nadie es perfecto. Podría decirse que sufre de una timidez social y torpeza que es recibida por más de uno como grosería.

Mucho se ha hablado sobre Darcy, así que prometo no extenderme. Simplemente quiero comentar que si tuviera que elegir, una de las cosas que más me gustan de él es que reconoce a Elizabeth como una igual; no se siente «amenazado» por su inteligencia o su personalidad. De hecho, aprecia todos esos rasgos en una mujer.

Los dos son personas muy diferentes, pero iguales de muchas formas. Se tienen respeto el uno por el otro, que es lo fundamental, y creo que esa es una de las cosas que hace que el romance en Orgullo y Prejuicio sea un éxito.

En cuanto a Elizabeth Bennet, hay que decir que es un personaje muy admirable; se levanta por sí misma y por los que le importan, le encanta leer, piensa por sí misma. Es una mujer muy adelantada a su tiempo, y me gustaría profundizar en esto más adelante.

Para llegar a cualquier parte de este libro tienes que sumergirte en las realidades de la vida y del matrimonio en el siglo XIX. Hay que observar con ojo astuto el carácter de las mujeres de Austen (del que estaría hablando horas), porque sí: eran premonitorias de muchas cosas. Hay que leer entre líneas, porque Orgullo y Prejuicio empieza donde acaban las apariencias.

En definitiva, Orgullo y prejuicio es una alegría de leer, un baile de modales y afecto entre las pistas y un desfile que refleja la naturaleza humana. No creo que Jane imaginara cuánto íbamos a quererla doscientos años después, ni de qué modo Orgullo y Prejuicio, y todas sus demás obras, iban a entrar en nuestras casas, haciéndonos saber que la incertidumbre y la honradez, la fuerza de las convicciones y la generosidad, siguen siendo actuales. Por eso, sé que abriré el libro de nuevo, y me adentraré en esta divertida, ágil, singular y compleja historia de Austen.


Y vosotros, ¿habéis leído a Austen? ¿Qué obra suya preferís? ¿Y qué edición? ¿Comparáis a cada hombre/mujer con Darcy? ¡Contadme! ;)

Abrazo,

Quizá también te interese

5 abrazos

  1. ¡Hola!

    ¡Orgullo y Prejuicio es mi obra favorita de Austen! Mi edición es muy antigua, el libro era de mi abuela pero no sé si perteneció antes a su madre o me lo estoy inventando jajaja ^^ En cualquier caso, me encanta mi edición, pero adoro la turquesa que ha publicado Penguin.

    Me siento súper identificada con Lizzy -salvando las distancias del espacio tiempo-, y la verdad es que mi novio tiene la misma personalidad que Darcy, así que más no le pido a la vida jajaja

    ¡Un beso!

    B

    PD: Me encanta cómo has empezado la reseña ♥

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este libro, me encanta esta autora, me encanta esta edición y me encantan tus fotos<3 Me alegra que tengas tu tb una belleza como esta*_*
    Besitos<3

    ResponderEliminar
  3. Qué hacía yo sin seguir tu blog? Me lo puedes explicar? Porque no lo sé. Por suerte... lo he encontrado y me he enamorado; de la estética, de los libros de los que hablas, de cómo hablas de ellos... Fantástico!
    Te sigo desde ya mismo, a ver si se me pega algo!
    Ire de inktoread.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Me enamoré de Jane Austen y de este libro cuando hacía Literatura Universal en Bachillerato hace 7 años. Preciosa la edición, ¡por cierto!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    He oído hablar maravillas de este libro, la verdad. El hecho de que hayan pasado tantísimos años y todavía se le esté dando la importancia que se le otorga hoy en día, y que haya tanta gente leyéndolo hoy en día, dice mucho de la historia y de la autora (una adelantada a su tiempo, por lo que parece).
    Yo no lo he leído, por el momento no se encuentra dentro de mis preferencias, y eso que trata de temas que me interesan bastante conocer. El día que me haga con él, espero disfrutarlo tanto como lo has hecho tú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar